¿Qué sucede cuando nuestro coche eléctrico debe ir al desguace? ¿Qué pasa con la costosa batería? Bosch tiene una iea y es reutilizarlas para que puedan almacenar la energía de un parque eólico y que pueda ser inyectada a la red cuando sea útil y no solo para no desperdiciarla.

bateria
Por en Hipertextual.com

Es probable que ahora mismo, si tienes un coche, no sea eléctrico y tampoco híbrido, esto último cada vez es más normal, pero aún así, el porcentaje de la población que tiene uno, es muy reducido. Esto significa que cuando tu coche ya no te de el servicio que esperas de él, vaya a un desguace, donde será dividido, partido, destripado, para que una empresa pueda sacar provecho de él. ¿Qué pasa si en lugar de ser un coche convencional fuera eléctrico? ¿Qué pasa con las costosas baterías?

Los fabricantes de vehículos eléctricos o híbridos, aseguran que sus baterías, si bien pueden ir perdiendo capacidad con el paso de los años y los kilómetros, no van a quedarse a cero, y con lo que cuestan, ¿por qué no darles una segunda vida? ¿Y si además es útil? Pues dicho y hecho, al menos así lo creen en Bosch, que ya tienen en marcha un proyecto para usarlas como acumuladores eléctricos en los parques eólicos.

En este proyecto están colaborando BMW y la compañía alemana de energía Vattenfall, ya tiene su primer objetivo: crear una instalación de casi 2 MW empleando hasta 100 baterías procedentes del compacto eléctrico i3. Lo que no sabemos es si estas baterías ya están en mal estado o si son nuevas, en caso de estar en el primer supuesto, no es una buena noticia porque el i3 no lleva tanto tiempo en el mercado. En cualquier caso, no se especifica el origen, por lo que lo normal es dar por hecho que hablamos de baterías nuevas.

bateria

El mayor problema de un parque eólico es que la energía generada debe ser consumida casi instantáneamente, por lo que una gran parte es a veces desperdiciada. El proyecto funcionará de una forma bastante lógica. Esta energía se almacenará para poder ser inyectada en la red eléctrica cuando sea necesario y no solo cuando se produzca.

Por el momento este proyecto está una fase alfa, de pruebas. Pero vamos a darle a la imaginación. Piensa en 2030, con un numeroso parque de vehículos eléctricos para achatarrar que venderán sus baterías a este tipo de instalaciones. El primer punto es pensar en quién recibirá ese dinero, el propietario, el fabricante, el desguace... porque quizá sea una forma de rebajar el coste de adquisición de la batería. Solucionado este punto, sería posible que tu vivienda pueda alimentarse eléctricamente de energía limpia, y además de una forma posiblemente más económica.

El futuro pinta limpio, pero también apunta a una clarísima dependencia de la electricidad, y debemos tomar medidas ante este trasvase entre el petróleo y la electricidad para no contaminar más de lo que deberíamos.