Última actividad

Ícono del perfilCARLOS y MIGUEL ANGEL se han unido a AGRUPASUMA
ayer

Equipo
Leonardo Fernández Riego ha agregado una discusión al grupo APOYOEMPRESAS
Versión reducida

8 microexpresiones para detectar las mentiras

8 microexpresiones para detectar las mentirasLa popular serie de televisión "Lie to me" (Miénteme)…Ver más
4 Ene
omar ernesto walting carrillo es ahora miembro de AGRUPASUMA
4 Ene

Equipo
Leonardo Fernández Riego ha agregado una discusión al grupo APOYOEMPRESAS
Versión reducida

13 maneras de responder a prospectos que dicen "llámame después de las fiestas

Llamar a los prospectos las últimas semanas del año implica que escucharás una objeción típica de…Ver más
1 Ene
LUIS O. VARGAS SAENZ es ahora miembro de AGRUPASUMA
1 Ene

Equipo
Leonardo Fernández Riego commented on Agrupasuma's page Conversión de un coche tradicional a coche Eléctrico
"Mas Información en : Organización…"
22 Dic 2017
Ícono del perfiljomimube y raul alonso miranda sanchez se han unido a AGRUPASUMA
21 Dic 2017

Equipo
Agrupasuma ha agregado 2 discusiones al grupo Cual es el mejor transporte?
14 Nov 2017

ZONA DE CONTACTO:

AGRUPASUMA Internacional. Contacto:
E-mail:
agrupasuma@agrupasuma.com
E-mail (Skype).
agrupasuma@live.com
------------------------------------------

Facebock

Click aqui

para enviar un E-mail

o utilice la pagina de CONTACTO:

  • Elementos estructurales del conflicto
  • Elementos psicológicos del conflicto

Elementos estructurales del conflicto

Las personas tenemos unas necesidades esenciales que debemos satisfacer; no podemos ignorarlas o no satisfacerlas ya que ello llevaría a situaciones insostenibles. Ante una necesidad fisiológica que ha de ser satisfecha, se generan y desencadenan unos procesos psicológicos que derivan en una sensación de miedo a no poder satisfacerla. Estos procesos psicológicos desencadenan a su vez unos procesos biológicos conducentes a preparar el cuerpo del ser vivo para una acción enérgica que le permita satisfacer la necesidad. Estas acciones, enmarcadas en un entorno social, ya que los seres vivos, y en concreto los seres humanos, se entienden en sociedad, generan unas actividades y reacciones que derivan en algunos casos en conflictos.

Este proceso encadenado -Necesidad-Miedo-Acción- describe el sistema básico del funcionamiento, el origen, la formación y el desarrollo de los conflictos. A partir de aquí podremos empezar a comprender las causas y la evolución de los conflictos y, por tanto, proveer y prever sistemas para reducir los costes negativos de algunos de ellos y aprender a aprovechar las capacidades humanas de reacción frente a dificultades y problemas, y a las urgencias por satisfacer las necesidades

Es vital en la resolución de conflictos tratar la percepción de la situación, de los objetos o de las circunstancias. La percepción de la realidad es siempre subjetiva. En función de lo que percibimos es como reaccionamos. La percepción de la realidad está condicionada por la experiencia (individual y social). Asimismo, por el tipo de sociedad en la que se desenvuelve el individuo, ya que en nuestras sociedades, los miedos no se describen de la misma forma que en sociedades con culturas o niveles de crecimiento económico diferente. 

El origen de la conflictología se puede atribuir a la aplicación de la Teoría del Caos en la resolución de conflictos, lo que aporta una comprensión holística (integradora) de los implicados y de su entorno. 

a)     Las personas afectadas por el conflicto

Los conflictos no solo afectan a las personas implicadas o involucradas directamente –como protagonistas- en el mismo. Los conflictos habitualmente afectan la vida de otras personas. Ello, en mayor o menor mediada dependiendo del grado de participación, implicación o relación. De este modo se identifica el conflicto como inter o intrapersonal, o como inter o intragrupal. 

Es importante la percepción personal que tienen las partes implicadas de la realidad que es objeto del conflicto, esa percepción varía en función de los diferentes valores y principios así como de las creencias de cada una de las personas implicadas. También va a determinar o cuando menos afectar a la gestión del conflicto, la creencia de las partes de que pueden llegar a un acuerdo o que quieren alcanzarlo lo antes posible, para evitar lo que consideran como un mal mayor. Cuando la convicción de que el acuerdo se va a conseguir pronto, puede llegar a generar una situación de urgencia o de crisis que complica la obtención de un consenso válido. 

En el conflicto, no menos importante es la presencia de una autoridad influyente o con poder en el entorno de las partes. Si su criterio u opinión es relevante o elevado, la resolución será más fácil. Pero si la influencia es baja, el proceso de resolución del conflicto se alargará y complicará. 

Las posiciones de cada uno de los miembros suponen la cubierta de los intereses y, a menudo, inhiben la comprensión del problema. Si se discute sólo sobre las posiciones de cada parte es más difícil que se produzcan acuerdos, además de que no suele beneficiar a las relaciones. Los intereses son los beneficios que deseamos obtener a través del conflicto y normalmente aparecen debajo de las posiciones, definen el conjunto de necesidades, deseos y temores que las partes tienen y llevan al conflicto. Los mejores acuerdos serán aquellos que satisfagan en mayor o menor medida los intereses de cada una de las partes. Detrás de estos intereses estarían las necesidades que son las que consideramos fundamentales e imprescindibles para vivir. Hay necesidades humanas básicas y de índole más intangible o inmateriales. 

b)     Elementos relativos al proceso

La forma en la que se comunican las partes es un dato muy importante en el proceso del conflicto. Si el conflicto no es entre iguales, probablemente los códigos utilizados alejen y dificulten la resolución de un conflicto. A menudo, en la comunicación se producen una serie de distorsiones producto de la mala información, de rumores, de estereotipos, de prejuicios, que hay que tener en cuenta; es por ello que en cada conflicto habrá que ver qué estilo o estilos de enfrentamiento han puesto en juego cada una de las partes y, eventualmente, el mediador ayudará a las partes a reflexionar si el estilo seguido está ayudando a resolver o encauzar la resolución del conflicto o, por el contrario, lo enquista y lo polariza más. 

c)     Elementos relativos al problema

Muchas veces, cada parte da una versión diferente de los hechos, por lo que habrá que buscar formas de objetivar los datos, es decir, hay que averiguar cuál sería el núcleo del problema, lo que realmente se ha producido entre las partes, indagar sobre cuáles son los intereses reales y las necesidades que han condicionado que la relación se fuera deteriorando. En conjunto, construir la "columna vertebral" del conflicto.

Elementos psicológicos del conflicto

Entre los elementos psicológicos del conflicto, podemos destacar los siguientes: 

a) Las creencias y actitudes acerca del conflicto.
b) El patrón de respuesta ante el conflicto.
c) La buena voluntad para trabajar en el problema.
d) La competición por recursos.
e) Los diferentes valores y necesidades psicológicas.
f) Las emociones que genera el conflicto en cada una de las personas implicadas en el mismo.
g) Los valores que tienen cada una de las personas.
h) El estilo de comunicación utilizado en su comunicación y en su relación.
i)  El nivel de disputa (interpersonal, intergrupal, etc.). 

De todos estos factores o elementos psicológicos, vamos a prestar especial atención a las emociones, para valorar la influencia que tienen en el conflicto desde su aparición y en la gestión que los implicados puedan hacer del mismo.

Las emociones y el conflicto 

La emoción forma parte de un aspecto crítico de nuestra vida, ya que estamos muy desinformados sobre su naturaleza y el impacto que pueda crear tanto en nuestras interacciones sociales como en nuestras relaciones. 

Muchos investigadores consideran que la emoción tiene tres aspectos: un aspecto cognitivo, un elemento fisiológico y un aspecto comportamental. 

Existen centenares de emociones y muchas más mezclas, variaciones, mutaciones y matices diferentes entre todas ellas. En realidad, existen más sutilezas en la emoción que palabras para describirlas. 

Todas las emociones son, en esencia, impulsos que nos llevan a actuar, programas de reacción automática con los que nos ha dotado la evolución. La misma raíz etimológica de la palabra “emoción” proviene del verbo latino movere (que significa moverse), al que se añade el prefijo “e-”, que significa algo así como “movimiento hacia” y que sugiere, de ese modo, que en toda emoción hay implícita una tendencia a la acción. 

La distinta impronta biológica propia de cada emoción evidencia que cada una de ellas desempeña un papel único en nuestro repertorio emocional. Así algunos investigadores proponen la siguiente clasificación de emociones: 

Ira: rabia, enojo, resentimiento, furia, exasperación, indignación, acritud, animosidad, irritabilidad, hostilidad y, en caso extremo, odio y violencia.

Tristeza: aflicción, pena, desconsuelo, pesimismo, melancolía, autocompasión, soledad, desaliento, desesperación y, en caso patológico, depresión grave.

Miedo: ansiedad, aprensión, temor, preocupación, consternación, inquietud, desasosiego, incertidumbre, nerviosismo, angustia, susto, terror y, en el caso que sea psicopatológico, fobia y pánico.

Alegría: felicidad, gozo, tranquilidad, contento, beatitud, deleite, diversión, dignidad, placer sensual, estremecimiento, rapto, gratificación, satisfacción, euforia, capricho, éxtasis y, en caso extremo, manía.

Amor: aceptación, cordialidad, confianza, amabilidad, afinidad, devoción, adoración y enamoramiento.

Sorpresa: sobresalto, asombro, desconcierto, admiración.

Aversión: desprecio, desdén, displicencia, asco, antipatía, disgusto y repugnancia.

Vergüenza: culpa, perplejidad, desazón, remordimiento, humillación, pesar y aflicción.

El elemento expresivo o comunicativo de la emoción 

La emoción se expresa mediante el comportamiento, con el objetivo de comunicar a los demás cómo nos sentimos. La expresión emocional tiene una dinámica muy compleja, especialmente en las situaciones de conflicto.

Visitas: 23

© 2018   Creado por Leonardo Fernández Riego.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio