Última actividad


Equipo
LEONARDO FERNANDEZ RIEGO ha actualizado su perfil
8 Oct

Equipo
Entrada de blog publicada por Management Team

Los factores que impiden la innovación en la empresa

Por: Directivos y Gerentes.esActualmente para cualquier empresa uno de sus principales objetivos…Ver más
8 Oct
Enrique es ahora miembro de AGRUPASUMA
8 Oct

Equipo
Entrada de blog publicada por LEONARDO FERNANDEZ RIEGO

¿Qué es el “spear phishing”?

Un ciberataque para obtener la información financiera almacenada en nuestros equipos informáticos…Ver más
30 Sep

Equipo
Entrada de blog publicada por Temas Sociales y Sociológicos

segundo ENCUENTRO DE SOCIOS DEL PROYECTO-RD-AGRARIO

Bienvenidos/as a este proyecto-RD-Agrario, bajo la sombrilla de la Federación Agraria de República…Ver más
30 Sep

Equipo
Entradas de blog publicadas por Management Team
29 Sep
Andrés es ahora miembro de AGRUPASUMA
29 Sep

Equipo
AHORRO Y EFICIENCIA ENERGETICA ha publicado un evento
Versión reducida

Bornay organiza una nueva Formación, Formación SMA en Edif. VIP Asima - Palma de Mallorca

octubre 4, 2018 de 9am a 1pm
Formación SMA Bornay Baleares Edif. VIP Asima Palma de Mallorca   PROGRAMA 09:00         Recepción…Ver más
27 Sep

ZONA DE CONTACTO:

AGRUPASUMA Internacional. Contacto:
E-mail:
agrupasuma@agrupasuma.com
------------------------------------------

Facebock

Click aqui

para enviar un E-mail

o utilice la pagina de CONTACTO:

La educación moderna de los hijos
por Teo Veras el 30 Diciembre 2009

Somos las primeras generaciones de padres decididos a no repetir con los hijos los errores de nuestros progenitores.
Y en el esfuerzo de abolir los abusos del pasado, somos los más dedicados y comprensivos pero a la vez los más débiles e inseguros que ha dado la historia.

Lo grave es que estamos lidiando con unos niños más “igualados”, beligerantes y poderosos que nunca. Parece que en nuestro intento por ser los padres que quisimos tener, pasamos de un extremo al otro.

Somos los últimos hijos regañados por los padres y los primeros padres a quienes los hijos nos regañan; los últimos que le tuvimos miedo a los padres y los primeros que le tememos a los hijos; los últimos que crecimos bajo el mando de los padres y los primeros que vivimos bajo el yugo de los hijos. Y lo que es peor, los últimos que respetamos a nuestros padres, y los primeros que aceptamos que nuestros hijos nos irrespeten. En la medida que el permisivismo reemplazó al autoritarismo, los términos de las relaciones familiares han cambiado en forma radical, para bien y para mal.

En efecto, antes se consideraban buenos padres a aquellos cuyos hijos se comportaban bien, obedecían sus órdenes y los trataban con el debido respeto; y buenos hijos a los niños que eran formales y veneraban a sus padres. Pero en la medida en que las fronteras
jerárquicas entre adultos y niños se han ido desvaneciendo, hoy los buenos padres son aquellos que logran que sus hijos los amen, aunque poco los respeten.

Y son los hijos quienes ahora esperan respeto de sus padres, entendiendo por tal que les respeten sus ideas, sus gustos, sus apetencias y su forma de actuar y de vivir. Y que además les patrocinen lo que necesitan para tal fin. Como quien dice los roles se invirtieron, y ahora son los papás quienes tienen que complacer a sus hijos para ganárselos, y no a la inversa, como en el pasado.

Esto explica el esfuerzo que hacen hoy tantos papás y mamás por ser los mejores amigos y parecerles “chéveres” a sus hijos.
Se ha dicho que los extremos se tocan. Y si el autoritarismo del pasado llenó a los hijos de temor hacia sus padres, la debilidad del presente los llena de miedo y menosprecio al vernos tan débiles y perdidos como ellos.

Los hijos necesitan percibir que durante la niñez estamos a la cabeza de sus vidas como líderes capaces de sujetarlos cuando no se pueden contener y de guiarlos mientras no saben para dónde van. Si bien el autoritarismo aplasta, el permisivismo ahoga. Sólo una actitud firme y respetuosa les permitirá confiar en nuestra idoneidad para gobernar sus vidas mientras sean menores, porque vamos adelante liderándolos y no atrás cargándolos y rendidos a su voluntad. Es así como evitaremos que las nuevas generaciones se ahoguen en el descontrol y hastío en el que se está hundiendo una sociedad que parece ir a la deriva, sin parámetros ni destino.

Visitas: 27

© 2018   Creado por Leonardo Fernández Riego.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio