Última actividad


Equipo
Temas Sociales y Sociológicos ha agregado 2 discusiones al grupo REPÚBLICA DOMINICANA
13 Jul

Equipo
Temas Sociales y Sociológicos ha respondido a la discusión Rehabilitarán asentamientos para abastecer a los hoteles de Temas Sociales y Sociológicos en el grupo REPÚBLICA DOMINICANA
"La Junta Agroempresarial Dominicana (JAD) y el Instituto Interamericano de Cooperación para…"
12 Jul

Equipo
Temas Sociales y Sociológicos ha agregado 2 discusiones al grupo REPÚBLICA DOMINICANA
12 Jul

Equipo
Temas Sociales y Sociológicos ha comentado el grupo REPÚBLICA DOMINICANA de Leonardo Fernández Riego
12 Jul

Equipo
Temas Sociales y Sociológicos se ha unido al grupo de Leonardo Fernández Riego
Versión reducida

REPÚBLICA DOMINICANA

Sitio para temas específicos de la República dominicanaVer más
12 Jul

Equipo
Management Team ha agregado una discusión al grupo REPÚBLICA DOMINICANA
Versión reducida

PROPIEDAD INMOBILIARIA EN REPÚBLICA DOMINICANA

PARA GENERAR INFORMACIÓN;Por medio de la Orden Ejecutiva No. 511, del 1 de julio del 1920, se…Ver más
11 Jul
Ícono del perfil3902 CASTIBLANCO NIETO, Cesar, Alejandro y 1 personas más se han unido a AGRUPASUMA
11 Jul
A Alejandro le interesa el perfil de EUGENIO CESPEDES CORRALES
9 Jun

ZONA DE CONTACTO:

AGRUPASUMA Internacional. Contacto:
E-mail:
agrupasuma@agrupasuma.com
E-mail (Skype).
agrupasuma@live.com
------------------------------------------

Facebock

Click aqui

para enviar un E-mail

o utilice la pagina de CONTACTO:

La educación moderna de los hijos
por Teo Veras el 30 Diciembre 2009

Somos las primeras generaciones de padres decididos a no repetir con los hijos los errores de nuestros progenitores.
Y en el esfuerzo de abolir los abusos del pasado, somos los más dedicados y comprensivos pero a la vez los más débiles e inseguros que ha dado la historia.

Lo grave es que estamos lidiando con unos niños más “igualados”, beligerantes y poderosos que nunca. Parece que en nuestro intento por ser los padres que quisimos tener, pasamos de un extremo al otro.

Somos los últimos hijos regañados por los padres y los primeros padres a quienes los hijos nos regañan; los últimos que le tuvimos miedo a los padres y los primeros que le tememos a los hijos; los últimos que crecimos bajo el mando de los padres y los primeros que vivimos bajo el yugo de los hijos. Y lo que es peor, los últimos que respetamos a nuestros padres, y los primeros que aceptamos que nuestros hijos nos irrespeten. En la medida que el permisivismo reemplazó al autoritarismo, los términos de las relaciones familiares han cambiado en forma radical, para bien y para mal.

En efecto, antes se consideraban buenos padres a aquellos cuyos hijos se comportaban bien, obedecían sus órdenes y los trataban con el debido respeto; y buenos hijos a los niños que eran formales y veneraban a sus padres. Pero en la medida en que las fronteras
jerárquicas entre adultos y niños se han ido desvaneciendo, hoy los buenos padres son aquellos que logran que sus hijos los amen, aunque poco los respeten.

Y son los hijos quienes ahora esperan respeto de sus padres, entendiendo por tal que les respeten sus ideas, sus gustos, sus apetencias y su forma de actuar y de vivir. Y que además les patrocinen lo que necesitan para tal fin. Como quien dice los roles se invirtieron, y ahora son los papás quienes tienen que complacer a sus hijos para ganárselos, y no a la inversa, como en el pasado.

Esto explica el esfuerzo que hacen hoy tantos papás y mamás por ser los mejores amigos y parecerles “chéveres” a sus hijos.
Se ha dicho que los extremos se tocan. Y si el autoritarismo del pasado llenó a los hijos de temor hacia sus padres, la debilidad del presente los llena de miedo y menosprecio al vernos tan débiles y perdidos como ellos.

Los hijos necesitan percibir que durante la niñez estamos a la cabeza de sus vidas como líderes capaces de sujetarlos cuando no se pueden contener y de guiarlos mientras no saben para dónde van. Si bien el autoritarismo aplasta, el permisivismo ahoga. Sólo una actitud firme y respetuosa les permitirá confiar en nuestra idoneidad para gobernar sus vidas mientras sean menores, porque vamos adelante liderándolos y no atrás cargándolos y rendidos a su voluntad. Es así como evitaremos que las nuevas generaciones se ahoguen en el descontrol y hastío en el que se está hundiendo una sociedad que parece ir a la deriva, sin parámetros ni destino.

Visitas: 15

© 2018   Creado por Leonardo Fernández Riego.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio